Alimentos SÍ… Alimentos NO

Productos saludables para prácticar yoga

“Tu mala alimentación de hoy, serán tus problemas de salud de mañana” Cita popular

¿Qué incorporar y reducir (o eliminar) de la alimentación?

Existen diversas corrientes sobre nutrición y todas bien documentadas respectivamente como el veganismo, la macrobiótica, crudívoros, vegetarianismo y derivados, alcalina, omnívoros o frugívoros por poner ejemplos.

A pesar de los estudios referentes a nutrición y su efecto en la salud y la calidad de vida de la gente, la confusión en qué corriente es más saludable crece, a la misma vez que la sensación de que quizá estamos equivocados también.

¿Cuál es la alimentación perfecta?

Cada tipo de alimentación tiene sus defensores y sus detractores, y siempre van acompañadas por médicos o científicos que las avalan, así como los resultados de sus clientes. Pero ¿cómo saber cuál es la ideal para ti?

Mi opinión es que elijas la alimentación que elijas, te haga sentir vital, sano pero sobretodo libre, y a gusto con lo que haces. Observa cómo te sientes cuando ingieres ciertos alimentos, tanto a nivel corporal, mental y espiritual, porque hay algunos, que ahora describiremos a continuación, que te restan energía y pueden llegar a perjudicarte.

No todas las dietas y corrientes alimentarias son buenas para todo el mundo. Existen factores que varían como las intolerancias, alergias, la actividad física que realicen, la constitución e incluso los gustos personales, por poner ejemplos.

Por ello, lo más importante, es no forzarte, por ejemplo, a querer ser vegetariana, sin antes recibir una buena información, así como apoyo en el propio proceso de concienciación, por profesionales o grupos especializados, ya que a veces esto puede restar más que sumar.

Lo más importante es estar bien informado, y a partir de ahí feliz en tu decisión de cómo deseas nutrirte, más allá de etiquetarte en ser esto o aquello.

La comida no es una moda ni una tendencia. Es una herramienta de salud, que nos aporta un estado óptimo de nuestras capacidades fisiológicas, mentales y energéticas. Por lo tanto, nos sana, nos aporta vitalidad y nos ayude en las funciones corporales cada día.

Evitar obsesionarnos, o ser demasiado estrictos con nosotros mismos o someternos a desagradable sensación de prohibición, típico de las dietas pasajeras. Esto es un estilo de vida, para siempre, así que mejor concienciación e información y amor por lo que uno va a decidir hacer respecto a su nutrición diaria.

¿Qué alimentos benefician a la salud?

Pero en lo que sí coinciden, tanto estudios sobre nutrición como corrientes alimentarias es en que ciertos alimentos nos benefician, y otros rotundamente nos perjudican.

En esta primera parte del post, veremos los alimentos que NO deberíamos incluir en nuestra dieta a diario, o reducir al mínimo si deseamos llevar una alimentación saludable.

Propuestas de alimentación para la semana

El siguiente listado coincide en que, todos sin excepción, NO SON NATURALES, por lo tanto las vitaminas y minerales con los que estén enriquecidos SON ARTIFICIALES, y dejan residuos y toxinas en tu cuerpo. Tienen un alto contenido en químicos y componentes como transgénicos, colorantes, conservantes, potenciadores de sabor, grasas trans, sal y azúcar químico, que crean adicción, síntomas de cansancio, tristeza, enfermedades, falta de energía, además de ensuciar tu cuerpo por dentro y por fuera.

yoga alimentos sanos

ESTOS SON ALGUNOS DE LOS PRINCIPALES:

ALIMENTOS ALTAMENTE PROCESADOS

Desde los platos listos para microondas, hasta patés, embutidos, comida congelada como pizzas, nuggets, empanados de carne o pescados, platos elaborados de pasta como lasañas, salsas, helados, bolsas de patatas y chips, enlatados, en bolsa….

EL AZÚCAR COMÚN

Y eso incluye además del blanco, el moreno común (pues es blanco teñido), todos los derivados “light” como aspartamo, sacarina, stevia comercial (suelen tener un mínimo en su etiquetado, como aproximadamente un 2% de hoja de stevia natural) y todos los alimentos que incluyan azúcar en sus primeros 3 componentes (siempre leer el etiquetado y el tanto por cien de su composición) Especialmente los refrescos y zumos industriales.

LA SAL COMÚN

Y toda la que hay oculta en los alimentos que la contienen (leer etiquetas)

LECHE Y DERIVADOS

Recientemente un estudio de Oxford determinó que a partir de los 3 años, dejamos de producir la enzima que nos permite digerir la leche materna y comienza a resultar indigesta. Si además, la sigues consumiendo, y de un animal diferente a tu especie, puede llegar a generar síntomas asociados a varias enfermedades. Somo el único ser vivo que sigue mamando hasta que muere!. Hay muchos otros alimentos, como las leches vegetales y derivados, que nos aportan muchos nutrientes y minerales como el calcio, pero al ser vegetal, si es absorbido y digerido por nuestro organismo.

CARNE Y PESCADO NO ECOLÓGICO

La OMS por fin relacionó el consumo de algunos tipos de carne, con algunas enfermedades tan devastadoras como el cáncer. Pero el problema va más allá de la carne en sí. Igual de peligroso para nuestra salud es el consumo de carne roja que la de pollo común. ¿Por qué? El problema verdadero es que a estos animales se les inyectan todo tipo de hormonas y medicamentos, a través de piensos y vacunas, no sólo para que no enfermen por las condiciones precarias en las que viven, sino para que se desarrollen en la mitad de tiempo, pongan huevos sin parar o den leche toda su vida. Esto es antinatural. Al consumir sus carnes, consumimos también los antibióticos y hormonas, que en nuestro cuerpo desequilibra nuestro sistema hormonal e inmunológico. Por lo tanto, si consumimos carne o pescado, que sea de forma ocasional, de pastoreo en caso de la carne, y salvaje en caso del pescado, puesto que éstos últimos también son criados en piscifactorías y alimentados con piensos hormonados.

FINALMENTE, LAS HARINAS DE TRIGO COMÚN Y DERIVADOS

El trigo actual, modificado genéticamente, más el gluten que se le añade, da como resultado alimentos que más que nutrir nos perjudican. Nos intolerancias (cada vez hay más celiacos e intolerantes al gluten) dan más hambre, crean adicción, nos desmineralizan y no nutren a nivel celular. Sólo nos llenan los estómagos. Ejemplos de ellos son el pan común, la bollería, las pastas (spaguetti, macarrones…).

Todos estos temas merecen ser explicados más ampliamente en próximos posts pues son muy interesantes y a la vez, dan pie a mucha controversia de opiniones, por lo tanto, la lógica, el sentir con uno mismo lo que es perfecto para su vida, siempre será el mejor factor a tener en cuenta. Información y elección.

¿Te animas a reducir o mejor eliminar estos productos de tu dispensa? Un secreto, si al dejarlos sientes ansiedad o una sensación de dependencia, significa que no es un alimento natural y precisamente por eso “te engancha” y cuesta dejarlo. Por ejemplo, podrías dejar de consumir manzanas perfectamente, pero no el café o los dulces, así como así, sin consecuencias. También hablaremos en próximos post sobre la adicción a la comida.

En resumen, el tipo de nutrición que llevemos, siempre será el que podamos mantener a lo largo del tiempo como un estilo de vida que nos permita tener mayor salud, energía vital y un peso equilibrado, sin obsesionarnos.

En el próximo post continuaremos con los alimentos que SÍ deberíamos incluir para llevar una alimentación saludable y equilibrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestros blogger

Beatriz Peláez Velasco

Ver más

Cristina Madrid

Ver más

Eva Jordá Mollá
SanaTuVida Coaching

Ver más

Jorge Cabellos
Yoga Evolution School

Ver más

Laura Pérez Rebollo

Ver más

Laura Prada
Unita Yoga

Ver más

Miriam Escudero
Yoga con K

Ver más