Loader

¿Cómo sé que estoy avanzando en yoga?

como saber si estoy mejorando cuando practico yoga

Ésta es una pregunta constante así como otras personas preguntándole a un practicante si es “bueno o malo” haciendo yoga. Lo cual como yogis nos quedamos en blanco, sin saber qué responder.

Avanzar en yoga

Como medimos el progreso varía mucho de cualquier disciplina física ya que el yoga también es un trabajo mental y espiritual. Sin embargo, sí hay maneras de analizar el avance. Al principio de nuestro camino por el sendero del yoga podemos ver como al hacer ciertas posturas nos cuestan ¡y nos parecen difíciles!

Luego de una práctica constante nos damos cuenta que esa postura tan complicada para nuestro cuerpo se va haciendo cada vez más ligera. Como algunas nos cuestan y nos siguen costando al cabo de años de práctica.

Eso es en el ámbito físico de asanas, no eres “bueno” si sabes hacer la parada de manos y no eres “malo” si no logras plegarte y tocarte los pies. Vemos como avanzamos al sentir nuestro cuerpo y escuchar su reacción. Al hacer progresos así sea mínimos en nuestras sensaciones y cambios positivos en nuestra perspectiva estamos bien enfocados.

No siempre lograr la postura significa mejorar, puedes ver tu cambio positivo en la alineación, en la comodidad de la postura, en como tus pensamientos no huyen del asana.

En el ámbito mental ya podemos ver diferencias al momento de meditar, llevar nuestra mente hacia la respiración y solo enfocarte en eso por cada vez más tiempo sin dejar que la mente divague. Esos son avances.

Cuando con el uso de Pranayama logramos el cese de nuestros pensamientos y no dejamos que frases como “no puedo” o “el yogi de al lado logró hacerlo y yo no” nos inunden de inseguridades sobre nuestra práctica.

claves para ver el avance en yoga by Ykile

No debemos comprarnos con otros yogis ya que su cuerpo, mente, rutina, genética es diferente a la tuya y a la mía. Por lo que es muy difícil establecer parámetros de avance entre los yogis. El avance tiene que ser una visión introspectiva. De repente puedes tener una cadera muy móvil mientras que tus hombros son tu área de trabajo. Mientras que otro yogi con tu edad y práctica puede tener caderas más cerradas y una apertura y flexibilidad de hombros más amplia. No eres igual a nadie, el progreso es individual.

Para “mejorar” hay que escuchar al cuerpo, ver lo fácil o difícil que se te hace una postura o meditar. Ir trabajando con base a lo que sentimos. La práctica, constancia y humildad te llevarán lejos en progresos que aunque a veces imperceptibles a otros para ti serán cambios importantes porque suceden en distintos aspectos, para bien.

Pero, ¿cómo sé que estoy progresando en yoga?

A mi me gusta hacer este ejercicio mental: cierra los ojos y trata de recordar cómo era tu mindset cuando empezaste en el yoga, cuáles eran tus prejuicios, las posturas que te costaban. Ahora anímate a analizar cómo has cambiado, qué postura ahora no tienes miedo de hacer, que postura te cuesta menos, etc.

Luego si te gusta el ejercicio analiza cómo la práctica constante ha permeado hacia otros ámbitos de tu vida. ¿Qué ha cambiado desde que eres practicante? Tal vez eres más compasivo o te permites sentir emociones más intensas sin miedo. Anótalo en un papel. ¡Ahí tienes tu progreso! Sin compararte con nadie, sin alimentar el ego. Tu eres quien más se conoce. Aprovecha para celebrar el cambio en ti, solo así podrás crecer.

¡Espero este artículo te haya ayudado! Namasté

No hay comentarios

Publica un comentario