¿En qué consiste un retiro de yoga?

Qué es un retiro de yoga

¿En qué consiste un retiro de Yoga?

El ritmo de vida frenético en el que nos vemos inmersos en la sociedad actual, nos lleva a muchos de nosotros a sufrir estrés y otros problemas que nos afectan psíquica y emocionalmente. Realizamos actividades y rutinas muchas veces en “piloto automático” que nos quitan mucha energía y nos agotan mental y físicamente.

Por ello, es necesario parar (darle al pause a nuestro día a día, hacer un Kit Kat a nuestra vida), respirar hondo, tomar un poquito de distancia de nuestras rutinas, ser conscientes de nuestros automatismos y de todas esas cosas que nos restan energía y nos estresan para retomar nuestra vida con un poco más de calidad, consciencia y calma.

Para lograr lo descrito anteriormente viene genial asistir a un retiro de Yoga.

Pero, ¿qué es exactamente un retiro de Yoga?

Un retiro de Yoga supone un tiempo y un espacio donde encontrar un poco de paz y de silencio. Es un lugar donde desconectar del mundanal ruido, del trabajo, de las exigencias, de las rutinas, para reconectar con nosotros mismos, con nuestra esencia. El Yoga es el hilo conductor que nos permite saborear la experiencia y que nos lleva a ese estado en el que podemos escucharnos, en el que poder mirarnos por dentro. También se realizan otras actividades relacionadas que permiten ampliar la vivencia; meditación, senderismo, etc.

Además, generalmente los retiros de Yoga se realizan en un entorno natural. La conexión con la naturaleza es una vuelta a los orígenes, es recordar y redescubrir esas cosas que nos aportan paz y tranquilidad en lo mas hondo de nosotros y que siempre están ahí aunque lo olvidemos. Disfrutar cada día de las montañas, el campo, el verde, el canto de los pájaros, nos aproxima al ser, nos relaja y nos hace conscientes de aquello que nos une con el universo.

En los retiros de Yoga, todo está pensado, organizado, calendarizado y realizado con mucho mimo y amor por lo que se hace y por las personas. Por ello, los que organizamos este tipo de experiencias, estamos siempre a disposición de los asistentes para guiarlos, ayudarlos y resolver cualquier duda que pueda surgir. Aunque realmente es una experiencia personal en la que cada uno logrará aquello que se permita.

La alimentación también es un punto importante en los retiros. La comida es generalmente vegetariana o vegana, por lo que no solo cuidamos nuestra mente o nuestras emociones sino que nos cuidamos alimentándonos bien, nutriéndonos para obtener todos los beneficios de lo que consumimos. Además, la comida está deliciosa y podrás degustar platos exquisitos.

Digamos que, pasamos de vivir “hacia afuera” para estar unos días viviendo “hacia dentro”

Los retiros pueden durar desde un fin de semana, hasta un puente o incluso unas vacaciones completas. Lo que tu vida te permita retirarte.

No hay un retiro “modelo”, digamos, sino que en cada retiro se organiza un programa con unas actividades, una temática y en el que se persiguen unos objetivos. Puede variar en función de la época del año, de los días de los que disponemos, etc.

A mucha gente la palabra “retiro” les suena quizá a algo raro o incluso sectario. Pero es que realmente nos retiramos durante un tiempo. Así que es interesante que te liberes de prejuicios, de conceptos antiguos y aprendidos, y te des la oportunidad de ver, de probar, de entender y de experimentar un retiro de estas características. Estoy segura de que tu concepto cambiará por completo.

Un retiro es una experiencia muy enriquecedora. No pasa nada si nunca has asistido a uno antes, o si nunca has practicado Yoga, siempre puedes hacerlo por primera vez. No hace falta ser un yogi experimentado o un gran meditador para asistir a un retiro, puede ir todo el mundo que sienta que lo necesita o que le apetezca vivirlo.

¿Qué beneficios nos aporta asistir a un retiro?

  • Un retiro es una completa inmersión de unos días en la que se tiene un contacto más intenso y constante con el Yoga, los pranayamas (técnicas de respiración que nos ayudan a alcanzar un estado mental de calma que favorece la meditación) y la meditación, lo cual nos permite una mayor profundización tanto en el yoga como en el resto de talleres y actividades que se ofrecen y que todos ellos están enfocados en el crecimiento, en el autodescubrimiento, en la autoaceptación.
  • Sentimos de forma más intensa los beneficios de esas actividades que estamos realizando, ya que, a diferencia de asistir a una clase, en la que cuando la hora termina, volvemos enseguida a nuestras rutinas, en el retiro continuamos con la experiencia 24h al día.
  • Es un tiempo para y por nosotros. Sin preocuparnos por nada más que por nuestro desarrollo humano, en ser y estar.
  • Nos permite conocer gente con unos intereses similares a los nuestros con los que compartir nuestras inquietudes y curiosidades.

Hacemos algo que nos hace sentir bien. ¿Puede haber algo mejor que eso?”

  • Nos paramos a escucharnos y esto nos revela información extremadamente útil sobre nosotros mismos.
  • En los retiros la alimentación es muy cuidada, equilibrada y sana, ¡y muy rica y satisfactoria! durante los días de retiro podemos recoger tips de alimentación para incorporar a nuestro día a día una vez que volvamos a nuestra vida normal.
  • Nos pasamos el día tratando de escucharnos, de sentirnos, se muestran herramientas que todos poseemos y que podemos utilizar en cualquier momento para resolver un conflicto o tomar una decisión.
  • Nos encontramos en un lugar seguro y protegido en el que podemos permitirnos ser nosotros mismos y liberar nuestras emociones. Nadie juzga, ni presiona, ni exige…
  • En varios días realizamos diversas actividades y eso nos permite aproximarnos a distintas áreas y descubrir, quizá, un nuevo espacio a explorar.
  • Un retiro puede suponer un punto de inflexión, un lugar y un momento donde coger fuerzas, donde tomar impulso para emprender las acciones necesarias para mejorar nuestra vida, para tomar esas decisiones que necesitamos acometer para ser un poco más felices y auténticos.
  • Nos aporta calma, satisfacción por el hecho de habernos dedicado unos días a nosotros mismos, nos aporta conocimiento y también nos aporta seguridad.
  • Durante el retiro se practica Yoga cada día, por lo que supone un momento perfecto para sentir los beneficios de la práctica diaria y animarnos a continuar con ello cuando regresemos.
  • Durante el retiro tratamos de permanecer conscientes y despiertos. Conscientes de lo que hacemos, decimos, de lo que comemos… porque esta consciencia, esa mirada hacia el interior de cada uno es una forma de darnos cuenta, de autorrevelarnos, y ese “darnos cuenta” es el punto de partida de la transformación.
  • Al disminuir el número de estímulos externos, estamos viviendo realmente en el momento presente, disfrutando de cada instante sin estar pendientes de nada ni nadie más. Este vivir en el presente nos aporta tranquilidad y sensación real de estar donde y como debemos estar. Un sensación maravillosa, sin duda.
  • Un retiro también permite un reenfoque, entendiendo esto como una oportunidad única de observar en qué cosas estamos poniendo el foco de atención y qué rumiaciones o pensamientos recurrentes estamos experimentando para recentrar ese foco, quizá, en otras cuestiones u objetivos más relevantes.

¿Quieres saber más?

Si quieres saber más sobre retiros de Yoga, no te pierdas este podcast en el que mi compañera y amiga Estela Cabrera de Dharma Yoga Shala nos cuenta todos los detalles sobre esta fantástica experiencia.

Además, en mi perfil de Instagram y en mi página de Facebook tienes toda la información de nuestros próximos retiros, por si te animas a asitir 😊.

Si te quedas con alguna duda, ¡pregúntame en los comentarios!

Gracias por leerme.

Ohm Shanti

Cómo aprender a meditar

Como aprender a meditar

Antes de nada, vamos a definir qué es la meditación.

La meditación es uno de los ocho pasos del yoga según Patanjali, una de las ocho ramas en las cuales se basa el yoga, más allá de la esterilla. Concretamente, es el séptimo paso, llamado dhyana, y se produce después de haber perfeccionado la concentración o dharana.

No puedes aprender a meditar, puedes aprender a concentrarte. La meditación surge de manera espontánea y cuanto más practicas la concentración, más fácilmente llegarás al estado de meditación.

Por tanto, cuando practicas meditación, realmente estás aprendiendo a concentrarte y ejercitando tu mente, del mismo modo que ejercitas tu cuerpo, para que le resulte más sencillo y cómodo llegar a meditar por sí sola.

Meditación son las técnicas para ejercitar la mente y también es el momento en sí, el propio estado meditativo en el que sientes que no existen el espacio ni el tiempo, que nada más importa, ese estado de profundo bienestar.

Cómo me preparo para meditar

Elige un momento de calma, una habitación con temperatura adecuada, evita las distracciones y no mires el reloj.

Si es posible, siéntate en alguna postura de meditación. Si no puede ser, al menos trata de mantener la espalda recta y las piernas en alguna posición cómoda. Vas a estar un tiempo sin moverte.

Te puedes colocar sobre la esterilla, sobre un cojín… cualquier lugar donde encuentres comodidad. Con la espalda recta alineas los chakras y facilitas el flujo de energía (prana).

Lo más importante de todo es que no fuerces nada, que te sientes sin esperar que ocurra nada especial. Intenta que tu única intención sea la de observar y observarte, sin distracciones.

Sé consciente de tu postura y, cuando sientas que no está alineada correctamente, vuelve a colocarte. Y establece tu intención, para qué meditas hoy, cuál es tu objetivo. Tenlo presente durante toda la práctica.

Técnicas para meditar

Puedes usar una de las siguientes técnicas:

+ observar tu respiración, sin forzarla

+ recorrer mentalmente todo tu cuerpo

+ realizar una cuenta atrás

+ cantar mantras

+ te puedes ayudar de visualizaciones guiadas

Ventajas de meditar con regularidad

Los beneficios de la meditación los siguientes:

  • potencia la salud mental y la física
  • desarrolla la inteligencia emocional y la empatía
  • mejora la memoria
  • alivia el estrés, la ansiedad y la depresión
  • reduce la presión sanguínea
  • mejora la estabilidad emocional
  • ayuda a relajar la mente
  • facilita y mejora la calidad del sueño
  • favorece la creatividad y la intuición
  • ayuda a reducir el ego y a proyectarse en los demás y en su bienestar
  • ayuda a relativizar, a dar importancia sólo a lo que realmente es importante

Cuando la meditación ocurre, te sientes en paz, con calma, no necesitas nada más.

La meditación es medicina para la mente. Te mantiene presente, en un estado de paz interior inigualable. Para ello, las técnicas de concentración que se practican durante las clases de yoga o de meditación van entrenando tu mente, la van preparando.

Otras consideraciones sobre la meditación

Por más horas que pases en postura de loto, si tu mente está dando tumbos por ahí (lo que los yoguis llamamos “mente de mono”) no vas a conseguir nada. Valen más dos minutos de atención plena que veinte con distracciones.

Con el tiempo y la práctica, irás consiguiendo entrar en estado meditativo. Más adelante, verás que cocinar, caminar, nadar o cualquier otra actividad las puedes realizar meditando.

Como puedes ver, aprender a meditar (mejor dicho, a concentrarse) no es difícil. Lo difícil es mantener la constancia, dedicarte ese tiempo y no escudarte en excusas, pretextos y el clásico “no tengo tiempo”.

¡Sólo necesitas 5 minutos cada día!

¿Qué quiere decir el Om?

Qué significa Om

Recuerdo mis sensaciones al principio, no entendía nada, no sabía por qué entonaban esas sílabas con tanta dedicación tras la práctica, me daba vergüenza soltar mi voz e incluso me causaba gracia, ignorante en aquel momento de todo lo que significaba.

Las cosas cambian cuando conocemos su significado, es ahí cuando realmente podemos empezar a sentirnos incluso identificados o no.

¿Qué es Om?

Om es un mantra, los mantras son palabras o frases sagradas que se utilizan para ayudar a la meditación o invocar lo divino. Viene de mans que significa mente y de tra que significa liberación.

En el hinduismo es considerado el sonido primordial, del que vienen todos los demás sonidos, es el principio de la mayoría de los mantras. Representa la fuerza creadora y la unión entre la materia y el espíritu.

¿Cómo se pronuncia Om?

La sílaba OM es una contracción de AUM y son sílabas sagradas, un mantra: palabras sagradas que nos protegen de nuestra propia mente y que transforman espiritualmente a la persona que los recita o que medita en su significado.

Las tres letras que lo componen simbolizan la energía divina y sus tres aspectos que son la creación,preservación y la liberación.

  • El primer sonido es A, al pronunciarlo sentirás una vibración en el pecho.
  • El segundo sonido es la U, sentirás una vibración en la garganta.
  • El último sonido es la M, sentirás una vibración en la boca y la cabeza.

Existe un elemento muy importante que es el silencio, el OM siempre va acompañado de un silencio final e infinito que se produce cuando cerramos los labios.

¿Efectos del Om?

  • Al cantar Om el sistema nervioso se ralentiza y la mente se calma.
  • Tiene un efecto directo sobre glándula llamada pineal, que es la encargada de producir la melatonina, también llamada hormona de la juventud.
  • Ayuda a liberar el enfado según Swami Sivananda, ya que aumenta nuestra energía.

Se dice que los sonidos al vibrar en nuestro cuerpo crean respuestas fisiológicas,cambiando incluso nuestro estado de ánimo, es muy interesante esto y ya hemos hablado de algunos de los beneficios directos que produce en el cuerpo y la mente pero observar y sentir simplemente cómo vibran estas sílabas en nosotros sin la necesidad de ir a lo que producirá o no en nuestro cuerpo me parece igual de necesario e importante.

¿Cómo hacer el Om?

En postura cómoda sentad@, coloca tus manos en plegaria en el centro de tu pecho,con tus pulgares en contacto con el esternón para que puedas sentir la vibración que produce el sonido en tu interior y siente esa sensación. Inhala y al exhalar entona tu propio Om en las tres siguientes exhalaciones.

Se suele cantar al inicio y al final de la práctica,aunque depende de la persona que guía la clase.

Yo Cuando decido sentarme en mi esterilla es porque decido vivir un momento conmigo misma y es importante estar presenteno pasar por los lugares sin estar, para ver lo que sucede de verdad en nosotros, por lo que la próxima vez que inicies tu práctica de Yoga y entones A-U-M intenta sentir cómo vibra en tu caja torácica el sonido y la energía que se crea.

Invítate a dejar salir tu propio sonido,abandonando la idea de cómo sonará,si será bonito o no, más largo, menos largo, más agudo, más grave… Libérate de las ideas y deja simplemente que sea lo que es, libera esa parte de ti, estará bien, siempre estará bien, permítetelo.

-OM- SIMBOLIZA EL UNIVERSO ENTERO, LO RECITAMOS PARA QUE NUESTRA VIBRACIÓN ENTRE EN SINCRONÍA CON EL -OM- UNIVERSAL

¿Energía poderosa?

Algo increíble sucede cuando practicamos con otras personas y recibimos las vibraciones del sonido de los otros, se crea una energía diferente cada vez que sucede y es un regalo, la energía es poder y tiene el poder de transformarnos.

Te invito a abrirte a esta sensación,compartir este momento, este pedacito de vida con el resto de yoguis de la sala en la que practiques y ojalá coincidamos en algún momento y lugar cantando nuestro Om.

Espero que te haya ayudado un poquito a entender por qué entonamos Om en la práctica de Yoga y que esto te acerque más a sus verdaderas raíces y a ti mism@.

Un abrazo y Feliz Navidad,

Namasté

El yoga como práctica universal de conocimiento

El yoga como practica universal de conocimiento

Hace miles de años que el ser humano tiene la necesidad de conocer… Para sobrevivir los primeros seres humanos observaron y así conocieron acerca de la naturaleza cíclica de la meteorología, el movimiento de los astros, el comportamiento a veces predecible de los animales, los cambios en el cuerpo según avanza el tiempo… Cuando algo no era predecible o explicable surgía la necesidad de resolver el misterio. Algunos eran resueltos y otros… otros eran la puerta de acceso a las primeras prácticas de meditación.

La filosofía del yoga

Desde tiempos ancestrales, y casi siempre alrededor de un fuego, nos hemos reunido a compartir el misterio que nos une… ¿de dónde venimos? ¿quiénes somos? ¿qué hay más allá de la última exhalación…? A medida que, generación tras generación, descubríamos métodos y técnicas para acceder al estado de absorción de la mente en aquello que no tiene nombre, se fueron generando las primeras formas de Yoga. Esto ocurría en África, en Europa, en América, en Oceanía… y quizás en Asia, más concretamente en India, se dieron las circunstancias que permitieron la compilación de la tradición oral en formulación escrita que ha permitido que el Yoga llegue a nuestros días… Y es que, el Yoga que más reconocemos hoy día como “Yoga” nace en la India y su esencia principal era la meditación.

Los sabios indios buscaban conocerse a sí mismos, y a ese “sí mismo” lo llamaban “âtman”, que es lo mismo que espíritu. Todas sus reflexiones las escribieron en las Upanishad, enseñanzas secretas dirigidas a sus discípulos.

El yoga para conocerse a uno mismo

La filosofía del Yoga, en sí, no es tan diferente a la de los primeros filósofos griegos, a los cuales debemos el nacimiento de nuestro pensamiento actual. Ellos también buscaban una esencia perfecta dentro de sí mismos. Esta búsqueda se llevaba a cabo en las escuelas, y también en los gimnasios, estaban destinados a la instrucción física y espiritual. “Conócete a ti mismo” reza el conocido aforismo escrito en la portada del Oráculo de Delfos… De manera similar, el objetivo del Yoga, y de quien lo practica, es siempre conocerse a sí mismo, vislumbrar su parte pura y estable, lo que se consigue a través de la calma mental y el silencio mental.

Conocer su esencia a través de una meditación trascendental y compleja llevaba al fiel practicante a estar en posesión de una mente sana y, en consecuencia, de una vida sana y una importante relajación mental desde la que el conocimiento afloraba por sí mismo.