Detox. Cambia tus hábitos nutricionales

Hábitos saludables

Hemos dejado atrás el 2018, seguramente en estos últimos meses lleno de celebraciones alrededor de una mesa, lo que nos ha llevado a cometer excesos en lo que a nuestra alimentación se refiere. No es momento para fustigarse, ni tampoco estoy yo aquí para eso, lo has disfrutado y eso es lo importante, pero sí, estoy aquí para ayudarte si tu propósito para este nuevo año es cambiar de hábitos, especialmente en tu relación con la comida.

Detox. Cambia tus hábitos nutricionales

El détox es una palabra que se ha puesto muy de moda, aunque realmente se trata de una práctica que deberíamos llevar como parte de nuestro estilo de vida. Es un proceso en el cual, eliminaremos el consumo de alimentos/productos poco saludables e iniciaremos/continuaremos el consumo de alimentos naturales que ayudarán a tu organismo a eliminar lo que no necesita, facilitando así su funcionamiento y eliminando síntomas como el cansancio, dolores de cabeza, problemas digestivos…

El periodo de transición es importante, piensa que llevas unos días (en el mejor de los casos) o mucho tiempo alimentándote de una manera ácida para tu cuerpo y de repente comenzar a tomar zumos verdes puede ser que la limpieza sea muy fuerte y te sientas mal. Además, no buscamos que lleves una dieta o que tengas esa sensación, buscamos cambiar de hábitos, que sea sostenible en el tiempo. Por eso, el periodo de transición es tan importante.

Bases para comenzar la transición

Empezaremos la casa por los cimientos:

Fruta y verdura

La verdura y la fruta serán tu base, especialmente las verduras de hoja verde, con alto contenido en clorofila, la sustancia verde que protagoniza la fotosíntesis en las plantas y que en el cuerpo humano produce efectos antioxidantes y depurativos.

Azúcar y procesados

Deja de lado el azúcar y los alimentos procesados. Cereales de caja, lácteos, refrescos, zumos embotellados, hidratos refinados, comidas preparadas, alcohol, edulcorantes artificiales, grasas refinadas o fritos, gluten. ¡No elimines, sustituye! No se trata de prohibirte nada sino de encontrar versiones más saludables de esos alimentos:

  • Cereales de caja/Pasta: arroz integral, quiona, amaranto, trigo serraceno. Los cereales siempre en su versión real, que es siendo integral.
  • Leche animal: bebidas vegetales: avena, arroz, coco, soja, almendra…
  • Chocolate con leche: chocolate con mayor % de cacao puro, sin azúcar blanca añadida y/o nis de cacao. Puedes hacer una nutella “homemade” súper rápida y fácil con cacao puro desgrasado, avellanas, leche vegetal y endulzada con azúcar de coco/sirope de agave.
  • Azúcar blanco: sustituir por sirope de agave crudo, azúcar de coco o estevia

Las proteínas

Si comes proteína animal, que sea 1 vez al día y preferiblemente por la noche.

Los horarios

Evita comer a media mañana y media tarde. Si realizas 3 comidas con las que te quedas saciada de verdad no tendrás esa necesidad de estar constantemente picando. Si tienes hambre, puedes tomar 1 fruta o frutos secos (preferiblemente nueces o almendras).

Los desayunos

Todas las mañanas toma en ayunas un vaso de agua caliente/templada con limón y jengibre, te ayudará a equilibrar el PH de tu organismo, al mismo tiempo que continúas ayudando a tu cuerpo en el proceso de desintoxicación que realiza durante las noches.

Cambia el zumo de naranja del desayuno, por un zumo verde. Mi combinación favorita es: manzana + zanahoria + apio + limón + espinaca/kale, pero en internet puedes encontrar muchas recetas hasta dar con tu favorita.

En la comida

Tu plato ideal sería: 50% frutas y verduras + 25% de granos enteros (ejemplo: arroz integral, espaguetis de trigo serraceno, avena…) y un 25% de proteína vegetal o animal (garbanzos, azukis, huevos, pescado, pollo…) Si tu elección es la proteína animal, es importante que sean de calidad, preferiblemente ecológica.

El agua

Bebe 2 litros mínimo de agua al día, ayudaras al organismo en el proceso de eliminación.

Plan Detox

Pensamiento positivo y hábitos saludables

Di adiós a las críticas y juicios a tu cuerpo. Pon atención en la manera en la que te hablas, envía pensamientos positivos de amor y tranquilidad hacia el. Y si un día comes algo “que no debes” no te sientas mal, y date permiso, disfrútalo. Todo camino requiere un tiempo y lo importante es “cumplir” el 90% de las veces.

No te estreses. Recuerda que el estrés incrementa los niveles de cortisol, lo que hace que altere tu sueño, contracturas, colitis… lo que hace que estés más nervis@ y el hambre emocional acabe apareciendo.

Lleva un estilo de vida activo. ¿Sabes cuál es el mejor ejercicio? ¡el que te gusta!, simplemente muévete, el sistema linfático es uno de los órganos de desintoxicación y si tú no te mueves, el tampoco.

Toma consciencia, controla el hambre emocional, si el problema no es el hambre, la comida no es la solución.

Antes de dormir toma chlorella, un super alimento con un montón de propiedades, entre ellas la depuración.

“Los ciudadanos saludables son el mayor activo que un país puede tener” Winston Churchill

Súperfoods

Superalimentos

Foto by @Sambazon | Unsplash

Pequeños alimentos con grandes súper poderes

Los súperfoods están considerados verdaderas joyas en nutrición. En pequeñas cantidades son capaces de concentrar enormes propiedades y beneficios para nuestra salud y belleza.
Además, están muy de moda y son la última tendencia gastronómica en restaurantes, pero también podemos incluirlos en casa.

Propiedades de los superalimentos

Desde el punto de vista nutricional, son alimentos 100% naturales que aportan altas dosis de nutrientes esenciales, en pequeñas cantidades. Son ricos en:

  1. Vitaminas
  2. Minerales
  3. Proteínas
  4. Antioxidantes
  5. Aminoácidos
  6. Ácidos grasos mono y piliinsaturados
  7. Fitoquímicos

Al ser naturales, nuestro organismo los asimila y absorbe fácilmente, enriqueciendo nuestra dieta. Entre alguno de sus beneficios, refuerza el sistema inmunológico, retrasa el envejecimiento prematuro, aumenta la vitalidad y depura toxinas, líquidos y grasa.

¿Dónde encontrarlos?

Aunque hay una tendencia un tanto exótica para algunos superfoods como el açaí, también podemos encontrar la mayoría de ellos, fácilmente en fruterías, centros naturales o supermercados ecológicos. Un ejemplo de ello es la lenteja, una pequeña pero potente legumbre rica en minerales.

Listado de principales superfoods

Estos son algunos de los principales superfoods:

  1. Semillas: lino, chia, sésamo, cáñamo, amapola, pipas de girasol y calabaza,
  2. Verduras y Hojas Verdes: Brócoli, boniato, rábanos, Jengibre, Kale, Espinacas, rúkula, canónimos, lechuga, endibia, Hierba de trigo, albahaca, menta, hierbabuena, cilantro…
  3. Brotes: alfalfa, kale, soja, lentejas, quinoa, rábano, mostaza……
  4. Especias: cúrcuma, canela, azafrán, clavo, cardamomo, anís, curry, pimienta, vainilla, nuez moscada, pimentón…
  5. Frutos secos y Bayas: Goji, Açaí, arándanos, moras, frambuesas, almendras, pistachos, anacardos, avellanas, nueces de la india…
  6. Algas: espirulina, chlorella, wakame, kombu…
  7. Frutas: naranjas, limón, aguacate, coco, fresas, camu camu, granada, kiwi…
  8. Legumbres: lentejas, garbanzos, judías, habas, guisantes, soja…
  9. Tés: Kombucha, Kukicha, Bancha, Darjeeling, Matcha, Mate, Chai, Pu-Erh Rojo y negro, Sencha
  10. Cereales y pseudo-cereales: Quinoa, Trigo sarraceno, amaranto, avena, kamut, arroz integral…
  11. Probióticos: kéfir de agua o leche fermentada de cabra o vaca ecológicos, kimchi, chucrut, col fermentada, miso, tempeh, kombucha, kavass, algas, choco negro puro, encurtidos…
  12. Prebióticos: Alcachofa, raíz de achicoria, ajo, cebolla, puerro, salvado de trigo, plátano, espárrago, legumbres, harina de trigo, avena, cebada, patata, boniato
  13. Pescados: salmón salvaje y sardina
  14. Polen de abeja
  15. Aceite de oliva virgen primera presión en frío

¿Cómo tomarlos?

Los superfoods por si solos no son milagrosos. Deben ir acompañados de una alimentación sana, variada, moderada y equilibrada, para que sus propiedades y beneficios alcancen un mayor impacto en nuestra salud.

Para conservar todas sus propiedades, deben ser preparados o añadidos crudos, sin la acción del calor, para que no destruya sus nutrientes. Lo ideal es que sean orgánicos, crudos y poco procesados.

¿Cómo incorporarlos a nuestra dieta?

Una buena forma de empezar a incorporarlos en nuestra alimentación, es añadiéndolos uno por vez, introduciéndolos poco a poco. Puedes enriquecer tus ensaladas con hojas verdes, brotes, legumbres, quinoa, encurtidos…

También puedes prepararte este smoothie como el de la foto, con estos ingredientes:

“SMOOTHIE “CHOCOGOLOSO”

Esta receta rinde para dos personas:

  • 2 vasos de leche de coco natural o 2 vasos de agua de coco
  • 1/2 vaso de kéfir
  • 1 aguacate maduro
  • 1 cdta. de cacao puro en polvo ecológico
  • 1 hoja de kale
  • 1 cdta. de vainilla líquida
  • 1/2 cdta. de canela
  • 1 cda. de semillas de chia
  • 1 cda. de miel ecológica pura sin cortar

Para enriquecer y decorar, poner toppings por encima como láminas de plátano, bayas de Goji, nueces troceadas, coco rallado (del sobrante al hacer la leche de coco casera) fresas y moras.

Menos suplementos vitamínicos artificiales y más… superfoods!

Alimentos SÍ… Alimentos NO

Productos saludables para prácticar yoga

“Tu mala alimentación de hoy, serán tus problemas de salud de mañana” Cita popular

¿Qué incorporar y reducir (o eliminar) de la alimentación?

Existen diversas corrientes sobre nutrición y todas bien documentadas respectivamente como el veganismo, la macrobiótica, crudívoros, vegetarianismo y derivados, alcalina, omnívoros o frugívoros por poner ejemplos.

A pesar de los estudios referentes a nutrición y su efecto en la salud y la calidad de vida de la gente, la confusión en qué corriente es más saludable crece, a la misma vez que la sensación de que quizá estamos equivocados también.

¿Cuál es la alimentación perfecta?

Cada tipo de alimentación tiene sus defensores y sus detractores, y siempre van acompañadas por médicos o científicos que las avalan, así como los resultados de sus clientes. Pero ¿cómo saber cuál es la ideal para ti?

Mi opinión es que elijas la alimentación que elijas, te haga sentir vital, sano pero sobretodo libre, y a gusto con lo que haces. Observa cómo te sientes cuando ingieres ciertos alimentos, tanto a nivel corporal, mental y espiritual, porque hay algunos, que ahora describiremos a continuación, que te restan energía y pueden llegar a perjudicarte.

No todas las dietas y corrientes alimentarias son buenas para todo el mundo. Existen factores que varían como las intolerancias, alergias, la actividad física que realicen, la constitución e incluso los gustos personales, por poner ejemplos.

Por ello, lo más importante, es no forzarte, por ejemplo, a querer ser vegetariana, sin antes recibir una buena información, así como apoyo en el propio proceso de concienciación, por profesionales o grupos especializados, ya que a veces esto puede restar más que sumar.

Lo más importante es estar bien informado, y a partir de ahí feliz en tu decisión de cómo deseas nutrirte, más allá de etiquetarte en ser esto o aquello.

La comida no es una moda ni una tendencia. Es una herramienta de salud, que nos aporta un estado óptimo de nuestras capacidades fisiológicas, mentales y energéticas. Por lo tanto, nos sana, nos aporta vitalidad y nos ayude en las funciones corporales cada día.

Evitar obsesionarnos, o ser demasiado estrictos con nosotros mismos o someternos a desagradable sensación de prohibición, típico de las dietas pasajeras. Esto es un estilo de vida, para siempre, así que mejor concienciación e información y amor por lo que uno va a decidir hacer respecto a su nutrición diaria.

¿Qué alimentos benefician a la salud?

Pero en lo que sí coinciden, tanto estudios sobre nutrición como corrientes alimentarias es en que ciertos alimentos nos benefician, y otros rotundamente nos perjudican.

En esta primera parte del post, veremos los alimentos que NO deberíamos incluir en nuestra dieta a diario, o reducir al mínimo si deseamos llevar una alimentación saludable.

Propuestas de alimentación para la semana

El siguiente listado coincide en que, todos sin excepción, NO SON NATURALES, por lo tanto las vitaminas y minerales con los que estén enriquecidos SON ARTIFICIALES, y dejan residuos y toxinas en tu cuerpo. Tienen un alto contenido en químicos y componentes como transgénicos, colorantes, conservantes, potenciadores de sabor, grasas trans, sal y azúcar químico, que crean adicción, síntomas de cansancio, tristeza, enfermedades, falta de energía, además de ensuciar tu cuerpo por dentro y por fuera.

yoga alimentos sanos

ESTOS SON ALGUNOS DE LOS PRINCIPALES:

ALIMENTOS ALTAMENTE PROCESADOS

Desde los platos listos para microondas, hasta patés, embutidos, comida congelada como pizzas, nuggets, empanados de carne o pescados, platos elaborados de pasta como lasañas, salsas, helados, bolsas de patatas y chips, enlatados, en bolsa….

EL AZÚCAR COMÚN

Y eso incluye además del blanco, el moreno común (pues es blanco teñido), todos los derivados “light” como aspartamo, sacarina, stevia comercial (suelen tener un mínimo en su etiquetado, como aproximadamente un 2% de hoja de stevia natural) y todos los alimentos que incluyan azúcar en sus primeros 3 componentes (siempre leer el etiquetado y el tanto por cien de su composición) Especialmente los refrescos y zumos industriales.

LA SAL COMÚN

Y toda la que hay oculta en los alimentos que la contienen (leer etiquetas)

LECHE Y DERIVADOS

Recientemente un estudio de Oxford determinó que a partir de los 3 años, dejamos de producir la enzima que nos permite digerir la leche materna y comienza a resultar indigesta. Si además, la sigues consumiendo, y de un animal diferente a tu especie, puede llegar a generar síntomas asociados a varias enfermedades. Somo el único ser vivo que sigue mamando hasta que muere!. Hay muchos otros alimentos, como las leches vegetales y derivados, que nos aportan muchos nutrientes y minerales como el calcio, pero al ser vegetal, si es absorbido y digerido por nuestro organismo.

CARNE Y PESCADO NO ECOLÓGICO

La OMS por fin relacionó el consumo de algunos tipos de carne, con algunas enfermedades tan devastadoras como el cáncer. Pero el problema va más allá de la carne en sí. Igual de peligroso para nuestra salud es el consumo de carne roja que la de pollo común. ¿Por qué? El problema verdadero es que a estos animales se les inyectan todo tipo de hormonas y medicamentos, a través de piensos y vacunas, no sólo para que no enfermen por las condiciones precarias en las que viven, sino para que se desarrollen en la mitad de tiempo, pongan huevos sin parar o den leche toda su vida. Esto es antinatural. Al consumir sus carnes, consumimos también los antibióticos y hormonas, que en nuestro cuerpo desequilibra nuestro sistema hormonal e inmunológico. Por lo tanto, si consumimos carne o pescado, que sea de forma ocasional, de pastoreo en caso de la carne, y salvaje en caso del pescado, puesto que éstos últimos también son criados en piscifactorías y alimentados con piensos hormonados.

FINALMENTE, LAS HARINAS DE TRIGO COMÚN Y DERIVADOS

El trigo actual, modificado genéticamente, más el gluten que se le añade, da como resultado alimentos que más que nutrir nos perjudican. Nos intolerancias (cada vez hay más celiacos e intolerantes al gluten) dan más hambre, crean adicción, nos desmineralizan y no nutren a nivel celular. Sólo nos llenan los estómagos. Ejemplos de ellos son el pan común, la bollería, las pastas (spaguetti, macarrones…).

Todos estos temas merecen ser explicados más ampliamente en próximos posts pues son muy interesantes y a la vez, dan pie a mucha controversia de opiniones, por lo tanto, la lógica, el sentir con uno mismo lo que es perfecto para su vida, siempre será el mejor factor a tener en cuenta. Información y elección.

¿Te animas a reducir o mejor eliminar estos productos de tu dispensa? Un secreto, si al dejarlos sientes ansiedad o una sensación de dependencia, significa que no es un alimento natural y precisamente por eso “te engancha” y cuesta dejarlo. Por ejemplo, podrías dejar de consumir manzanas perfectamente, pero no el café o los dulces, así como así, sin consecuencias. También hablaremos en próximos post sobre la adicción a la comida.

En resumen, el tipo de nutrición que llevemos, siempre será el que podamos mantener a lo largo del tiempo como un estilo de vida que nos permita tener mayor salud, energía vital y un peso equilibrado, sin obsesionarnos.

En el próximo post continuaremos con los alimentos que SÍ deberíamos incluir para llevar una alimentación saludable y equilibrada.

Yoga y Alimentación

yoga alimentos nutritivos

“Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento” Hipócrates

El primer paso para vivir una vida saludable

Decía un proverbio ayurvédico que “cuando la alimentación es mala, la medicina no funciona; pero cuando la alimentación es buena, la medicina no es necesaria

Además de Profesora y practicante de yoga, soy Coach en Hábitos Saludables y experta en Nutrición Natural y Holística, lo que significa que, además de equilibrar mi energía vital a través de las asanas (posturas), el pranayama (respiraciones) y la meditación, cuido mi alimentación, como la “gasolina” que me aporta vitalidad, claridad, belleza y salud a nivel corporal, mental y por supuesto, espiritual.

Los alimentos que ingerimos tienen un poder mucho más grande del que creemos. No sólo mantienen nuestro cuerpo físico saludable, sin enfermedades, sino que aportan a nuestro cuerpo energético y mental, un vigor extra, capaz incluso de modificar nuestro estados emocionales y desarrollo espiritual.

“El yogui ha de comer equilibradamente; si no, aunque adquiera claridad, no podrá alcanzar el éxito”

Siva Samhita

Además de mejorar tu apariencia física, el tipo de alimentación que ingieras, va a ser el motor que te acerque o te aleje, cada día, de todo aquello que deseas alcanzar.

Es una herramienta poderosísima que bien utilizada, te permitirá mantener un cuerpo y una mente, en perfecto estado y disponible para vivir una vida con mayor plenitud, expansión, felicidad y apertura ilimitada.

La alimentación saludable es el complemento perfecto para cualquier persona que desee sacarse mayor partido en todas las áreas, pero especialmente en los practicantes de yoga, porque cobra una importancia vital. Éstos, están mucho más conectados con su ser, tienen mayor conciencia sobre ellos mismos y sobre lo absolutamente necesario que es alcanzar un mayor estado de equilibrio en cuerpo, mente y alma.

“Tener una alimentación adecuada es lo más importante. La mitad de las enfermedades de la nación son debidas a una dieta desequilibrada. No hay misterios con respecto a la dieta. Se puede aprender muy fácilmente. Ten unos buenos conocimientos de dieta y nutrición. Puedes ahorrar mucho en facturas médicas. Puedes construir una constitución corporal sana. Come moderadamente aquello que sabes por experiencia que te sienta bien y es fácilmente digerible. Una dieta sencilla es la mejor”

Swami Sivananda

¿Qué es una alimentación “buena”, equilibrada o saludable?

Es mucho más sencillo de lo que parece. Una alimentación saludable es toda aquella que se aleje de lo procesado, manipulado y no vivo. Así de simple. Es todo aquello que te da la naturaleza y que el hombre ha modificado lo mínimo.

Cada vez más las industrias alimenticias, aprovechan nuestra falta de tiempo, para crear productos de laboratorio (yo los llamo pseudo-alimentos porque parecen alimentos pero no lo son, pues no nutren; hablaremos de ellos más adelante) repletos de componentes químicos, con los que llenamos los vacíos de nuestro estómago, pero que ni nutren a nivel celular ni nos aportan energía vital, sino artificial. De ahí que acumulemos un exceso de toxinas, que al no ser liberadas, enfermen nuestro organismo, lo enfermen y perjudiquen el buen funcionamiento de sus funciones.

La falta de tiempo actual, o mejor dicho, nuestra mala organización del tiempo, muchas veces perdidas en distracciones que no nos aportan nada, provoca que improvisemos nuestras alimentación con ensaladas empaquetadas, pastas, arroces y carnes listas para micro-ondear en 2 minutos o preparados “light, sin, bio y 0’0” que aunque parezcan muy saludables por fuera, están muy alejados de lo natural.

“Hay mucha más vida en una frutería o verdulería, que en cualquier otro establecimiento”

Eva Jordá

Es posible que estés confundido sobre los temas de salud y nutrición, qué comer y qué no comer, porque nunca antes, como hoy, hemos tenido tan a la mano, tanta información al respecto, y a la vez tantas contradicciones. Además, paradójicamente, a la vez que hay más variedad de “alimentos” en nuestros supermercados, más fármacos y más tecnología, hay un aumento considerable de enfermedades tanto físicas como mentales. Pero…

¿Qué ocasiona este aumento?

Personalmente, lo veo cada vez más entre mis alumnos. Uno de los mayores factores negativos de tener una salud precaria, un exceso de apatía, agotamiento, falta de motivación, enfermedades y sobrepeso es la falta de información veraz e imparcial (es decir, sin sponsors comerciales y que hablaremos más adelante) y la falta de tiempo dedicada a la cocina y a la elaboración de un menú semanal.

La cocina, es el mejor laboratorio de salud del cual disponemos, y estoy convencida que la falta de tiempo dedicado a ella, incide directamente sobre nuestra salud y apariencia.

Si distribuyéramos mejor nuestro horarios diarios y semanales, podríamos mejorar muchísimo! Dedicamos más tiempo a ponernos al día con las redes sociales, que a cocinar. Invertimos mucho tiempo en nuestras profesiones, en desenvolvernos profesionalmente, pero poco tiempo de calidad en nuestras vidas personales.

Entender e incorporar esta re-distribución del tiempo, es el primer paso para vivir una vida saludable. Más tiempo en la cocina, más platos elaborados en casa y mejor planificación de los alimentos y las compras es igual a  disfrutar de un cuerpo, mente y alma saludables, pues la alimentación saludable no es una opción, sino una responsabilidad con uno mismo.

En el próximo post, descubriremos qué alimentos incorporar y cuales reducir o eliminar de nuestra alimentación, pues la salud es mucho más que la ausencia de enfermedades: es vivir con energía, ilusión y felicidad cada uno de nuestros días.