Loader

Posturas y trucos para trabajar los isquiotibiales con yoga

isquiotibiales-y-yoga-imagen-destacada

Los isquiotibiales son un grupo muscular que se inserta a nivel proximal en la pelvis y a nivel distal en la tibia. Este grupo de músculos lo componen: El semitendinoso, el semimebranoso y la cabeza larga del bíceps femoral.

A menudo decimos que nos tira la parte trasera de las piernas  pues quizás ya lo sabes pero es aquí  dónde se encuentran nuestros isquiotibiales. Su función es la de flexionar la rodilla y extender la cadera.

Los isquiotibiales son uno de esos grupos musculares que se duermen en las sillas y la mayoría de los mortales por sus trabajos pasan horas y horas sentados.

Al pasarnos tanto tiempo sentados se debilitan y acortan y esto nos lleva a esa sensación de tirantez y molestia que a la larga puede crear descompensaciones en el cuerpo.

¿Isquiotibiales y yoga?

La práctica de yoga puede ayudarnos  mucho. Hay que ser paciente,respetuoso y amoroso con nuestro cuerpo en todo momento.

El yoga nos da la oportunidad de desarrollar plena conciencia sobre nuestro cuerpo,lo que llamamos «propiocepción» , la capacidad de sentir las partes del cuerpo,ubicar nuestros músculos,articulaciones y  poder así hacer una práctica sana y ver cómo mejoramos día a día.

A día de hoy mucha de nuestra musculatura está tensa, dañada o desconectada. Así, nos es difícil activar la musculatura concreta para los movimientos específicos. Lo que acabamos haciendo es utilizar los músculos que están más activos  para poder reproducir el movimiento o la postura que queremos.

Lo primero que debemos hacer es realizar nuestra práctica de yoga con conciencia de nuestro cuerpo y nuestra flexibilidad,en el punto exacto que nos encontremos,sea el que sea,sin importar eso mucho,ya que partiendo de esa base y siendo respetuosos nuestra práctica se desarrollará con seguridad y avanzaremos poco a poco.

Una vez integrado esto debemos entender que practicar yoga no es estirarnos sin medida porque esto a la larga puede resultar más perjudicial que beneficioso.

Cuando sabemos cómo está nuestro cuerpo podemos practicar evitando riesgos,así evitaremos sobreestirar nuestra musculatura y sufrir lesiones.

¿Qué posturas nos ayudan?

Adho Mukha Svanasana o perro cabeza abajo

_dsc1907

  1. Colócate en Adho mukha svanasana o perro cabeza abajo y comienza a pedalear como si estuvieses en una bicicleta,llevando los talones hacia el suelo para calentar la parte trasera de las piernas,sentirás los gemelos y quizás los isquiotibiales. Mantén la pelvis estable, la zona lumbar larga sin sentir que se arquea y da prioridad a  la calidad del movimiento en vez de al recorrido del movimiento.
  2. Después levanta una a una las piernas intentando no flexionar en este caso las rodillas.Intenta que todos los dedos de los pies apunten al suelo sin despegarlos de ahí. Para no compensar mantén el contacto visual con los dedos de tus pies.

¿Qué podemos añadir que nos ayude?

Añade sentadillas a tu rutina: la musculatura que nos vuelve a poner de pie desde las sentadillas es en gran parte los isquiotibiales y los glúteos.

¿Algunos trucos?

  1. Trata de sentir el peso  de tu cuerpo principalmente sobre tus talones.
  2. Mantén una espalda neutra.
  3. No pierdas de vista los dedos de tus pies,flexiona las rodillas tratando de llevar el culo hacia atrás no las rodillas hacia delante.
  4. Respeta tu cuerpo en todo momento y disfruta lo que haces.

Espero que te haya servido de ayuda y que cuides a tope de tus isquiotibiales para mantenerlos sanos y poder  entre otras cosas flexionarte gustosamente.

Namasté,

Beatriz.

No hay comentarios

Publica un comentario