Qué es y cómo empezar a hacer yoga

Qué es el yoga

La palabra Yoga significa unión. Es una forma de vida milenaria originaria de la India que engloba diferentes prácticas dentro y fuera de la esterilla en su búsqueda de restablecer y mantener el equilibrio o unión entre el cuerpo, la mente y el espíritu.

El yoga como forma de vida va enfocado a recuperar nuestro bienestar, lo cual no sólo nos beneficia a nosotros, sino a quienes nos rodean, pues hace que nuestras relaciones con los demás sean más fluidas, fáciles, comprensivas y compasivas.

No solo nuestro cuerpo, sino también nuestra mente gana flexibilidad con la práctica.

Cuáles son los beneficios del yoga

Está demostrado que la práctica regular de yoga tiene múltiples beneficios sobre la salud. Aunque lo más llamativo son las posturas sobre la esterilla o asanas, durante tu práctica también realizas ejercicios de respiración (pranayama) y de meditación.

Todo ello va calando poco a poco y ejerciendo una beneficiosa influencia sobre tu cuerpo, tu mente, tu respiración e incluso tus hábitos y forma de vida. Es algo que no puedes apreciar en un primer momento, pero cuando miras atrás, te das cuenta de los cambios que se han producido en ti y de lo bien que te sientan.

Beneficios del yoga para la mente

Estos son sólo algunos de los beneficios del yoga para tu mente:

  • Desarrolla una mayor consciencia a la hora de realizar cualquier actividad física.
  • Ayuda a conseguir equilibrio físico y psíquico.
  • Estabiliza la mente y favorece un estado emocional positivo.
  • Ayuda a mejorar la memoria y proporciona claridad mental.
  • Otorga calma y serenidad, mejora la concentración.
  • Ayuda a calmar la mente, lo cual influye al practicar concentración, atención consciente y meditación.
  • Ayuda a combatir el insomnio.

Beneficios del yoga para adelgazar

Aunque el objetivo del yoga no es adelgazar y, por más que nos lo vendan como tal, no es un deporte, es indudable que a largo plazo tu cuerpo cambia. Tus músculos ganan elasticidad y fuera, tus articulaciones también se fortalecen y tus nuevos hábitos (patrones de sueño, forma de alimentarte) afectan a tu peso.

  • Mejora la postura, fortalece los músculos, tendones, ligamentos y articulaciones.
  • Ayuda a recuperar la salud y la buena forma física.
  • Restablece el funcionamiento óptimo de todos los sistemas y aparatos del cuerpo.
  • Purifica las vías respiratorias, estimula el proceso digestivo.
  • Mejora el conocimiento del propio cuerpo y sus necesidades.

Diferencias entre yoga, pilates y tai chi

Tanto yoga como pilates como tai chi tienen en común la gran importancia que le dan a la respiración, la consciencia que aplicas en todos los movimientos que haces y la percepción de tu propio cuerpo que ganas a medida que los practicas. Pilates no trabaja la meditación pero, por lo demás, en las tres disciplinas se combina movimiento, respiración y concentración.

Yoga va más enfocado en equilibrar todo el cuerpo, dando importancia a tu columna y tus caderas. Cada músculo, cada articulación, la parte física del yoga se centra en el equilibrio, trabajar por igual todo el cuerpo. Dependiendo del tipo de yoga, puede ser más estático o más dinámico.

Pilates está un poco más centrado en tu tronco, tu abdomen, lo que hoy en día llamamos “core”. Todo el cuerpo trabaja y lo hace a partir de los músculos de tu abdomen. Las posturas se mantienen, acompañadas de la respiración.

Tai chi es un arte marcial basado en el movimiento, recreando luchas como si fueran una coreografía. Es armonioso, consciente y lento, siempre fluyendo. Se practica siempre de pie, por lo que las piernas son la parte más importante en la que se enfoca. Equilibra la energía.

Cómo empezar a hacer yoga

Si nunca has practicado yoga, acude a clase. No comiences con vídeos de internet porque hay tanto y tan variado que no vas a saber elegir. Lo mejor para empezar es una clase en grupo guiada. Infórmate sobre el estilo de yoga que imparten, en qué consiste, cuánto dura y todo lo que consideres importante antes de apuntarte.

Hay un montón de sitios a los que ir a probar, prueba hasta que encuentres aquel en el que sientas comodidad, cuyo profesor te genere confianza y el estilo de yoga se ajuste a lo que buscas o necesitas. No es lo mismo una clase de Kundalini que una de Ashtanga, por ejemplo.

Cómo empezar a hacer yoga

El tiempo que le quieras dedicar a tu práctica es muy personal. Una clase por semana es una buena frecuencia para ir tomando contacto e ir viendo cómo te sienta, qué te aporta y cómo te afecta el yoga. Con el tiempo, puedes ir añadiendo más clases por semana – ¡incluso puedes engancharte y practicar a diario!

No hay una frecuencia ideal. Cada persona es un mundo y cada día es diferente. Observa el momento vital en el que estás, habla con tus profesores y decide acorde a tus necesidades.

¿Es bueno el yoga para las lesiones?

Sí, el yoga es bueno para las lesiones: fortalece y da elasticidad a músculos y articulaciones, ayudando a su recuperación. Pero ten cuidado: antes de nada, consulta con tu médico o tu terapeuta, coméntale que quieres practicar yoga y sigue siempre su consejo.

En clase intentamos adaptarnos a la condición de cada alumno y de dar alternativas para aquellas posturas o respiraciones que no puedes realizar. Sin embargo, tanto tú como tu profesor os sentiréis más seguros si conocéis al detalle la lesión y si tienes un diagnóstico concreto. Yoga es para todo el mundo, pero es importante conocer tus propias limitaciones.

Cómo puede el yoga cambiar tu vida

Aunque la práctica de yoga no obra milagros de la noche a la mañana, es posible que te sientas diferente al salir de clase que cuando entraste. Poco a poco, a medida que vayas practicando, sí notarás diferencias, tanto a nivel físico como mental y emocional. Deja que calen.

Tu cuerpo se volverá más fuerte y flexible y descubrirás que eres capaz de hacer posturas que creías imposibles. Al mismo tiempo, tu mente se irá calmando, se tornará más positiva y más abierta a observar y a aceptar.

Respirarás de manera más eficiente y sentirás que te ayuda a mejorar tu calidad de sueño y a controlar tus estados de ánimo. A la larga, te darás cuenta de que enfermas menos y tienes más energía.

Yendo un poco más allá, te descubrirás observando el mundo desde una nueva perspectiva y mejorarán tus relaciones con los demás.

Como he dicho al principio, el yoga es una forma de vida que te aporta múltiples beneficios. En tu mano está darle una oportunidad. ¡No tienes nada que perder!

¿Qué es el Yoga?

Qué es el yoga

Si preguntas a 100 profesores de Yoga , te darán 100 definiciones diferentes de lo que es el Yoga, pues compartirán cada una de sus 100 experiencias, así que aquí va la mia.

Realidad y mito

Entre los encuestados seguro surgirán palabras como unión, paz interior, meditación, asana…y después de hablar de lo que ya habla la wikipedia, surgen las sensaciones, lo que no se explica en palabras, Yoga es una vuelta a casa, una vuelta a mi misma, un espacio de autoexpresión y auto-reconocimiento; un patio de recreo donde explorar. Esta es parte de la ​UNIÓN de la que hablan los textos de Yoga​, la unión conmigo con mi entorno y con el universo.

¿Qué problema sana el yoga?

Se cree que el origen del Yoga data del 5.000 a.C, como una tradición oral durante la época Veda en India en la que se transmite diferentes formas de realización y acceso a estados contemplativos. Y si bien en el año 2.018 hemos avanzado viajando hasta la Luna, descubriendo el código genético y los factores cuantitativos de las variables de la inteligencia emocional; seguimos sin curar la enfermedad más pandémica de este siglo: la infelicidad o depresión, el estrés, la ansiedad, el vacío… Sin embargo los Brahmanes de la India del año 2018 a.C ya estaban meditando soluciones para esta dolencia: la filosofía y metodología del Yoga.

Yoga – la filosofía de la felicidad

Los Brahmanes, así como consecutivos filósofos, religiosos, psicólogos, sociólogos… a lo largo de los años se han dado cuenta de que lo que está dividido, no se reconoce, está de un modo un otro en un conflicto que tarde o temprano volverá al equilibrio (“ El principio de homeóstasis”). Por eso el Yoga nos habla de unión, unión de aquello que está escindido, “roto”; como las partes de nuestro cuerpo que negamos, las acciones en la vida que nos conflictúan, las relaciones tóxicas que establecemos, la separación del mundo, de culturas… Yoga nos habla de ​unir​ aquello que nos compone coordinando ésto a nivel físico en nuestra vida; a nivel mental aprendiendo a discriminar y caminar con excelencia; así como a nivel social en nuestro entorno.

Un método infalible

Esta misma unión es de la que habla uno de los grandes textos de Yoga a su comienzo:

“Yogas Citta Vrtti Nirodaha” – “Los Yogasutras de Patanjali”

Yoga es calmar las variaciones de la mente, dejar de identificarnos con los pensamientos y creencias que nos dividen, y llegar a aquello que permanece más allá de todas nuestras identificaciones. Yoga es sacar brillo a aquello que te hace únicx, para que puedas expresar tu unicidad con gozo y plenitud a la vez que eres capaz de reconocer la belleza de la perfecta imperfección de otros seres y circunstancias.

Después de esta definición, el libro sigue facilitando toda una serie de “tips” para el camino hacia la plenitud, sus obstáculos….un método. No hemos inventado nada nuevo!
En éste método entra la ​práctica de Yoga​, si, de cualquier yoga; ​Hatha, Vinyasa, Anusara, Rocket, Ashtanga,​ también la práctica de meditación o pranayama sin asana es yoga…todos son un camino, una experiencia para, con las herramientas del Yoga, acompañarte a sentirte plenx.

Todos son caminos para poner conciencia en el momento presente, fundirnos con él, responsabilizarnos en él y también liberarnos en el aquí y ahora. Es el único momento para ser feliz. Y es que la felicidad también se entrena! Al igual que la humildad, la moderación, la compasión, aceptación, disciplina…esto también es yoga!!

Como parte del método está la práctica de asana y ejercicios de respiración en una actitud de meditación, uniendo nuestra mente y prana (respiración y/o energía vital); ésto es lo que practicamos en una clase de yoga, traer al momento presente todo tu cuerpo y mente, respirando, oxigenando, sensando, agradeciendo, aceptando, abrazando tu ser y tus circunstancias.

Explorar tu camino y respetar tu proceso

Retomando la pregunta de Qué es el Yoga, diría que va más allá de un concurso de posturas de gimnasia rítmica, no habla de entrenar tus pinos o de posturas de yoga para adelgazar. Yoga es el método por el que a través del asana (postura), respiración (pranayama), meditación… se entrenan los valores y discriminación necesarios para una vida plena, en la que puedas reconocer – TE completx.

Cada unx es únicx en su anatomía, experiencia, creencias, inflexibilidades…y en este proceso de aceptación y reencuentro puede que llegues a tocarte la punta de tus pies, ganarás fuerza en tus brazos y tus articulaciones estarán más flexibles; pero desde luego puedo asegurar que el proceso de conocerse es mucho más emocionante y solo para viajeros intrépidos.

Cada uno está viviendo su proceso y batallas, y no estoy aquí para juzgar ningún camino sino para apoyar a explorar a través del Yoga; poder aportar algo de luz en tu camino; pues ésto es el Yoga para mi, es luz, estoy reconociendo la mía; y ésto es lo que intento transmitir en mis clases, acompañar a que cada uno descubra su luz única y esencial a través de conectar con las sensaciones, necesidades propias, explorar la auto-expresión, observar cómo escapo de las diferentes “posturas” en mi vida”, descubrir tu fuerza interior….

Yoga es un camino para re-descubrirte, y sobre todo tener una brújula que utilizar por si volvemos a perdernos en el camino.

“Descubrir tu luz y expresar tu brillo único”

Llévate el Yoga más allá de tu esterilla

Foto blanco y negro postura Yoga

“El yoga es toda una filosofía de vida y su objetivo es que te transformes a nivel interno, que mires de frente tus luces y tus sombras. El cuerpo es sólo el vehículo que usamos para recorrer este viaje de cambio mental y emocional.”

¿Qué es el yoga?

Ya hace tiempo que el yoga dejó de ser algo que practicaban unos poquitos para convertirse realmente en un fenómeno de masas. Se dice que más de 500 millones de personas lo practican en todo el mundo, no sé si será así (¡aunque aún me parece que la cifra se queda corta!), pero lo que está claro es que en occidente el yoga está en pleno apogeo.

Y es que una vez que pruebas una clase ya hay algo dentro de ti que vibra y no quiere dejar de vibrar con esa cadencia de respiración y movimiento, pero ¿qué es lo que tiene el yoga que lo hace tan especial?

¿Cuáles son los beneficios del yoga?

Lo primero que nos viene a la cabeza son todos los beneficios que tiene a nivel físico, nos ayuda a fortalecer nuestra musculatura y corregir así nuestra postura, flexibiliza y oxigena todo nuestro organismo, aumenta el sistema inmune, libera la tensión muscular, incluso puede ser de gran ayuda para encontrar nuestro peso ideal. Con tantos beneficios físicos no es de extrañar que el yoga se haya expandido más como una forma de fitness que como una disciplina interior que es lo que verdaderamente es.

Pero el yoga no nació como un ejercicio físico, el yoga es toda una filosofía de vida y su objetivo es que te transformes a nivel interno, que mires de frente tus luces y tus sombras. El cuerpo es sólo el vehículo que usamos para recorrer este viaje de cambio mental y emocional.

No hay excusa que valga, el “no soy flexible” o “no tengo fuerza” deja de tener sentido cuando buscas ir mas allá de la postura, porque el yoga no es sólo asana. Si queremos ir más allá, si queremos indagar en nuestro interior y que todo el potencial del yoga se manifieste y veamos esa transformación interna tan poderosa, tenemos que empezar a practicar yoga fuera de la esterilla.

Prácticas que ayudan al yoga

Aquí te dejo 4 ideas para que pongas en práctica en tu día a día. No hace falta esterilla, ni hacer la postura del loto, ni siquiera hace falta tener tiempo extra… lo único que hace falta es tener presencia en lo que estamos haciendo….¡y ganas de transformarnos!

  1. Más alimentos de origen vegetal y procedencia local

Una manera de practicar la no violencia, ahimsa, es cuidar qué consumimos. ¡Y qué mejor manera que empezar por nuestra alimentación! Busca aumentar el consumo de alimentos de procedencia local, cuantos menos intermediarios más fácil es saber cómo ha sido producido y bajo qué condiciones. Comienza a sustituir alimentos de origen animal por otros 100% vegetales, prueba un día a la semana que sea todo vegetal y verás que se abre todo un universo de posibilidades. Más sano y más consciente.

  1. Bendice tu alimento

Antes de comenzar a comer tómate unos segundos para agradecer. Puedes comenzar por lo más simple, agradecer a quien preparó con todo su amor tu comida y dar las gracias por tener ese plato entre tus manos.

  1. Sustituye el “no puedo” por el “no quiero”

¡Aunque sea sólo un día! No hay persona más fácil a la que mentir que a nosotros mismos. Nos creemos todo lo que nos decimos, sobre todo cuando nos lo repetimos bien a menudo y el “no puedo” siempre lo tenemos en la punta de la lengua para no hacer algo. Pero realmente es una cuestión de prioridades. En lo más profundo, lo que ocurre es que no queremos. Toma conciencia de tus decisiones y de que la responsabilidad está en tus manos. La mayor sinceridad comienza por nosotros mismos.

  1. El contentamiento

Es la sensación de que todo está en el lugar que debe estar, da igual el resultado. Sentir contentamiento en nuestra vida es aceptar que todo viene y va, comprender que lo que pasa en nuestra vida no es ni positivo ni negativo en sí mismo, somos nosotros, con nuestra manera de entender el mundo y de darle valor a las cosas, los que le ponemos la etiqueta de “malo” o “bueno”. Y si percibimos cualquier suceso como negativo, serán negativas sus consecuencias.

No se trata de ver todo de color de rosa, se trata de aceptar, plenamente. De aceptar la belleza del momento, ya sea la belleza de una risa o de una lágrima. Porque sólo cuando hay luz, somos capaces de apreciar las sombras.

Y recuerda, que practicar yoga no es hacer posturas, que no hace falta esterilla, ni hacer la postura del loto, ¡ni siquiera hace falta tener tiempo extra! Porque el yoga va más allá de todo eso, el yoga es un camino de transformación y por eso, lo único de verdad indispensable para hacer yoga es querer cambiar.