Estilos de yoga

Estilos de yoga

Una vez que te decides a ir a clases de Yoga, empiezas a escuchar un montón de nombres raros que no tienes ni idea de qué narices significan… Son los distintos estilos de Yoga. Y comienzan a surgir un montón de preguntas: ¿Cuáles son los diferentes estilos de Yoga?, ¿Cuántos estilos de yoga hay?, ¿Cuál es el más adecuado para mi?. No te preocupes, al principio todo es un poco jaleoso, pero si te sirve de consuelo, por ahí hemos pasado todos, así que paciencia, que te irás enterando de qué va la cosa poco a poco. Pero voy a intentar echarte una mano con este post.

Estilos de yoga

Antes de entrar en materia y tratar de identificar y definir los diferentes estilos de Yoga que existen y se practican en la actualidad, me gustaría diferenciar entre tipos de Yoga y estilos de Yoga, que parece lo mismo pero no es igual, ahora verás por qué.

Según indicó el maestro Swami Vivekananda en su libro Las cuatro vías del Yoga para llegar a Dios, existirían 4 tipos diferentes de llegar a Dios a través del yoga, es decir: de “nacer de Dios y regresar a él”. O de “formar parte del UNO absoluto”. Estas 4 vías son:

  • Karma Yoga: Alcanzar a Dios (la divinidad) a través de nuestras obras altruistas y nuestra entrega a los demás, mediante el trabajo desinteresado. Trabajando con concentración perdiendo la conciencia de uno mismo, eliminando el ego.
  • Bhakti Yoga: La unión con Dios a través del amor desinteresado. incluye ritos, cantos (kirtan), devoción, incienso, flores. Destrucción del egoísmo para ser feliz y hacer felices a los demás.
  • Raja Yoga: a través del control de la mente, control mental, meditación.
  • Jnana Yoga: A través del conocimiento. Pensamientos elevados. Estudio de las escrituras.

“La libertad (liberación = moksha) del alma es el objetivo de todos los yogas”

Actualmente se habla de tipos de yoga haciendo referencia a las diferentes formas en las que se desarrolla la práctica de asana -posturas- . En realidad, la mayoría de las posturas son las mismas en todos los estilos, la diferencia estriba en la forma de ejecutar dichas posturas. En este sentido, encontramos mucha variedad de estilos. Voy a citar solo unos cuantos, quizá los más relevantes. Aunque cada día surgen estilos diferentes a partir de la fusión de disciplinas: como puede ser el Yoguilates, que es una mezcla de Yoga y Pilates, o de la personal visión de los maestros que las ofrecen, creando así un estilo propio.

También me gustaría indicar que el Yoga tiene miles de años de tradición, pero prácticamente todos los estilos que conocemos en la actualidad se han desarrollado durante el Siglo XX.

Hatha Yoga

El más clásico y tradicional es como “el padre de todos los yogas”. Como estilo, podrás verlo acompañado del “apellido” Rishikesh (su lugar de origen en la India) o Sivananda, tomando el nombre del maestro. Su origen se encuentra en los Sutras de Patanjali (un libro fundamental para conocer la tradición) y proviene del Raja Yoga. Si tienes interés por profundizar un poco más en ello, te invito a que escuches este interesantísimo pod-cast de mi amiga y compañera Marta Reguero.

“Ha” significa Sol y “Tha” luna. Equilibra las energías frío-calor, femenino-masculino, mente-cuerpo. También se le llama el Yoga de la fuerza y la energía.
Aporta flexibilidad, tonificación y fuerza a los músculos. Nos libera del estrés, mejora la postura corporal, favorece la concentración y la claridad mental.
Se caracteriza por una transición suave entre posturas. Es una disciplina holística que une cuerpo, mente y espíritu.

Una práctica completa de Hatha Yoga suele incluir pranayamas -ejercicios de respiración-, un calentamiento –Saludos al Sol-, la práctica de posturas -asanas- de flexión, extensión, torsión, inclinación lateral e inversión (con un orden concreto), un relax final y meditación.

El Hatha incluye también la práctica de ejercicios de limpieza y purificación –kriyas-, mantras, gestos que representan sellos energéticos realizados con las manos -mudras- y otras prácticas espirituales y energéticas.

Vinyasa Yoga

Vinyasa significa literalmente “movimiento sincronizado con respiración”. Es un estilo de Yoga dinámico, activo y energético, donde la respiración y el movimiento se unen creando secuencias fluidas que hacen que conectes con el momento presente y con tu yo más íntimo.

Entre las diferentes técnicas de respiración que se practican en Yoga, conocidas con el nombre genérico de Pranayama, se encuentra la respiración Ujjayi (especialmente importante en la práctica de Vinyasa), que se traduce como respiración sonora, oceánica, victoriosa o frenada en la garganta. Para su ejecución, hay que contraer los músculos de la parte posterior de la glotis. De esta forma, el aire que entra por las fosas nasales sin producir ningún sonido, al alcanzar la laringe y antes de continuar su trayecto hacia los pulmones, produce un sonido uniforme, regular y continuo.

Ashtanga

Estilo riguroso que sigue una secuencia determinada de posturas. Dentro del Ashtanga, muchas prácticas son estilo mysore -clases no guiadas- en las que el profesor corrige, ajusta e indica cuándo pasar a la siguiente postura. Hay 4 series, en las cuales se realizan siempre las misma posturas siguiendo un orden concreto, y se va avanzando progresivamente.

Lo dio a conocer en occidente el maestro Pattabhi Jois en los 70. Se trata de una práctica muy vigorosa y exigente.

Jivamukti

Clases muy dinámicas, exigentes y energizantes que combinan el estudio de la filosofía del yoga y la meditación. En palabras de uno de sus fundadores, David Live: “Utilizamos asana principalmente como herramienta de enseñanza, pero en el contexto de una clase escuchamos música, nos inspiramos en textos tradicionales. El yoga del sonido es uno de los caminos para la iluminación”.

Rocket

Estilo contemporáneo desarrollado en los años 80 por Larry Schultz en San Francisco. Tiene sus raíces en el Ashtanga.

Combina la primera y la serie intermedia de Ashtanga, con posturas de la serie tercera y cuarta, admitiendo también ciertas variaciones lo que le proporciona cierta creatividad. Se caracteriza por incluir muchas posturas invertidas y equilibrios sobre brazos.
La práctica de Rocket proporciona mucha fuerza y flexibilidad.

Iyengar

Fue creado y popularizado por el maestro B.K.S. Iyengar, discípulo directo de Krishnamacharya, conocido como el precursor del yoga moderno. Es el estilo más preciso, ya que busca la perfecta alineación del cuerpo. La práctica de este estilo requiere paciencia puesto que pretende profundizar al máximo en cada asana. Primero se prepara cada postura para, después, mantenerla durante varias respiraciones. Utilizan muchos accesorios como bloques, mantas, cinturones, etc. Para adaptar cada postura según el cuerpo de cada alumno.

Kundalini

Se le conoce como el “Yoga del despertar o de la conciencia”. La energía Kundalini es conocida como el poder de la serpiente, que se encuentra dormida en la base de nuestra columna (1er chakra). Este estilo de yoga busca, a través de esa energía situada en la columna, equilibrar los chakras y purificar los nadis -canales energéticos que hay en nuestro cuerpo- . El estilo Kundalini pone su foco en la meditación, la respiración y los mantras.

Bikram y Hot Yoga

En estos estilos se practica una serie de asanas en una sala a 40º de temperatura. Existen ciertas diferencias entre ambos en cuanto a la ejecución y orden de dichas asanas.

Yoga Restaurativo

Es un Yoga más pasivo y terapéutico. Se utilizan soportes como mantas, cinturones y bloques. Se trata de relajar y soltar sin ejercer esfuerzo.

Yin Yoga

Es un estilo de ritmo muy lento y supone el complemento perfecto para las prácticas Yang (o Yogas activos). Se trabaja a niveles más profundos: fascia, tejidos conectivos y conjuntivos, huesos, articulaciones. Se mantienen las posturas entre 3 y 5 minutos tratando de soltar y aflojar. Como una profe estupenda me dijo una vez; es una práctica sutil pero poderosa. Y lo suscribo totalmente. En Yin se desarrolla la consciencia, la apertura y la aceptación.

Nidra

Yoga del sueño consciente. Es una técnica más meditativa y de relajación profunda.

Resto de estilos

Hay otros estilos como: Acroyoga, Yoga Aéreo, Anusara, Viniyoga…

Todos los estilos son fantásticos. A algunas personas les gustan las secuencias fijas que ofrece por ejemplo el Ashtanga o el Hatha Sivananda, a otras les gusta que cada clase sea diferente y prefieren estilos más creativos o que permiten la variación de secuencias, como es el caso del Vinyasa. Algunos prefieren estilos más estáticos, porque conectan mejor con su interior a través de la quietud y son capaces de profundizar más. Otros prefieren estilos más dinámicos porque sienten que así su mente no tiene tiempo para divagar. Para gustos los colores, el caso es practicar.

Dicho todo esto, te invito a que investigues por tu cuenta, a que realices tu propio experimento personal. Acude a diferentes escuelas, prueba distintos estilos, practica con varios profesores y estate presente durante todas y cada una de estas prácticas, desde que entras por la puerta del centro de yoga o de la Shala, hasta unas horas después de finalizar. Escúchate, siente cómo estabas antes, durante y después la práctica. Trata de conectar con cada momento. Solo así encontrarás tu estilo ideal para practicar. Sé receptivo ante la experiencia que vas a vivir, abre tu mente y tus sentidos, fluye y déjate llevar. De verdad que no es lo típico que se suele decir, pero muchas veces acudimos al Yoga con un objetivo y de pronto descubrimos cosas increíbles que hacen que ese objetivo sea una cosa pequeñita comparada con la magnitud de lo que el Yoga proporciona en nuestra vida. Pero eso no te lo puedo contar yo, ni nadie, eso lo tienes que vivir tú mismo/a. Porque como bien dicen por ahí, el maestro está dentro de cada uno de nosotros/as.

No obstante, te diré que con el tiempo probablemente te apetezca practicar diferentes estilos de forma regular y que dependiendo de cómo estés, quizá quieras una práctica más relajada, o más vigorosa, o más activa o más pasiva… ¡Es genial para aprender a sentirse y escucharse!

Me encantaría que me dejaras tus experiencias o dudas en los comentarios.

Ohm Shanti.