Viajar a India, ¿me hace mejor yogui?

Viajar a la India

Cuando llevas un tiempo practicando yoga te empieza a entrar la curiosidad por sus orígenes y antes o después decides que la mejor manera de conocerlo es viajando al país donde (dicen) todo comenzó.

El origen del yoga no está nada claro, pero se considera que India, y más concretamente Rishikesh, es su centro de peregrinación, “la cuna del yoga”. Con el auge del yoga en Occidente, también ha resurgido el interés por lugares como Mysore (para practicantes de Ashtanga), Goa (para quienes quieren una experiencia más europea que asiática) o Kerala (si te interesa el Ayurveda).

Conocer una nueva cultura, o parte de ella, se puede hacer sin moverse del sofá, pero es cierto que nada puede sustituir a la experiencia en persona. Si te decides a viajar a India, éstas son algunas cosas que te interesa saber.

Qué vas a encontrar

Si es la primera vez que visitas India, te recomiendo que vayas con alojamiento ya reservado o, incluso, con el viaje organizado. Hay escuelas que ofertan cursos de todo tipo, con gran variedad de contenidos, duración, precio e incluso idiomas. También puedes ir en plan mochilero o colaborar con una ONG, eso dependerá de tu plan de viaje y de tu motivo para ir allí.

Abre tus sentidos y prepárate a recibir y aceptar todo tal cual te llegue. Es otra cultura, son otras costumbres. No es ni mejor ni peor que lo que ya conoces: es diferente y, por tanto, enriquecedor

Vas a encontrar clases de yoga en cada esquina. Eso no quiere decir que todas sean válidas, pues hay mucho reclamo para turistas. No pasa nada si te apuntas a clases sueltas y no son lo que esperabas. Sin embargo, si en tu cabeza ronda la idea de realizar algún tipo de formación o retiro, infórmate antes de contratar nada.

Como en cualquier viaje, no está de más que investigues la zona por la que vas a moverte, es un país muy grande y tiene contrastes climáticos muy marcados. Lo más importante es mantener la mente abierta. Observa, escucha, sumérgete en sus costumbres.

India y el yoga

Como he dicho antes, se considera India como el lugar de peregrinación de los yoguis. A poco que observes, te darás cuenta de que no sólo practican, es que también lo viven. Más allá de la enorme oferta de clases, propiciada por el boom de esta disciplina en Occidente, la gente a pie de calle adopta una forma de ver la vida muy cercana a los principios del yoga de Patanjali.

Y llevan toda la razón. Yoga es una forma de vida, no se puede medir por la cantidad de horas que practicas, la cantidad de libros que leas o cómo de difícil sea la postura que has hecho hoy. Ni tampoco “te da puntos” haber visitado el país. El yoga es un camino a largo plazo que no admite comparaciones.

Viajar a India no te hace mejor yogui. Pero sí que te abre los sentidos a aprender de la cultura que rodea todo lo que tiene que ver con el yoga. Y eso, aunque no te percates, lo acabas llevando a tu esterilla, a tu respiración y a tu forma de ver la vida

Aprovecha la experiencia todo lo que puedas. Descubre una nueva versión de ti mism@ y trae todo eso de vuelta. Es una oportunidad maravillosa para abrir un poco más tu mente y comprender esta disciplina un poquito mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestros blogger

Beatriz Peláez Velasco

Ver más

Cristina Madrid

Ver más

Eva Jordá Mollá
SanaTuVida Coaching

Ver más

Jorge Cabellos
Yoga Evolution School

Ver más

Laura Pérez Rebollo

Ver más

Laura Prada
Unita Yoga

Ver más

Miriam Escudero
Yoga con K

Ver más

Paula Sánchez González

Ver más
¿Hablamos?
682 88 38 81
917 379 451
Escríbenos