Loader

Yoga para la sexualidad

yoga-sexualidad

Foto creada por freepik – www.freepik.es

Yoga para la sexualidad

¿Qué esperarías de un taller de yoga para tu sexualidad?, ¿qué dudas llegan a tu mente?, ¿qué inseguridades llegan a tu corazón?, ¿qué culpas y vergüenzas llegan a tus entrañas?

Seguramente las respuestas a estas preguntas hayan ido de lo más superficial, centrado en el empeño y en los qué hacer, para llegar a las emociones más profundas que no siempre surgen en las conversaciones sobre sexo en la sobremesa. La sexualidad es algo que nos atraviesa a todxs y que cada unx lleva impreso a través de una biografía, unas creencias, un espacio de validación de éstas…

Por esto, a pesar de poder trabajar en la fuerza de tus músculos pélvicos para incrementar la intensidad de los orgasmos, trabajar la flexibilidad para comenzar a investigar cada postura del kamasutra… soy más de trabajar en el corazón, con el miedo, la vergüenza y la culpa para llegar al auto-conocimiento, aceptación y gozo cuando se habla de sexualidad.

5 cosas que el yoga me ha enseñado sobre mi sexualidad

Antes de mi formación como profesora de yoga, antes incluso de formarme como sexóloga; ya disponía de mucha “información” a través de esas revistas adolescentes que nos “iluminan” en nuestras primeras relaciones amorosas y eróticas. Me creía de una generación que había dejado de lado los tabús y se había liberado de la escisión cuerpo-mente.

Aprendí infinidad de cosas sobre cómo seducir y “amar” al otro… pero hubo un artículo que me falto: Cómo amarme a mi, a mi cuerpo; cómo descubrir mis deseos, satisfacerlos, sin culpa, sin vergüenza. Cómo conectar con el valor de las sensaciones sutiles de mi cuerpo, cómo valorar una mirada y una caricia. Cómo quedarme en el presente sin buscar ese orgasmo del que todo el mundo hablaba pero que pocas de mis amigas habían alcanzado.

Volviendo al Yoga, me centraré en el ​Tantra yoga,​ que no habla tanto de posturas, ni de coitos; sino de respiraciones y encuentros consigo mismo, con el/la otrx, con el/la otrx que vive en nosotrxs… habla de una filosofía alrededor de abrazar la dualidad masculina y femenina ( nuestro Shiva y Shakti), la dualidad cuerpo-mente, la dualidad de las luces y las sombras. Esta separación es solo una ilusión, un maya.

Es una filosofía que deja de lado la renuncia de lo corporal de la tradición Védica para un acercamiento consciente y sagrado a los sentidos, a lo terrenal, a lo experiencial como camino a la expansión de la conciencia. Un caminar a través de nuestras creencias, moralidades y prejuicios para crear un espacio donde concebir nuestra verdad y acoger el placer como una forma más de acercarse al bienestar.

Y ¿ Esto cómo me ha afectado en mi vida?

Honrar y dar valor a mi ser, mi cuerpo, mis deseos y expresiones

Sexualidad no es lo que ocurre entre las sábanas, que también, sino la expresión única y particular de nuestro ser mujeres u hombres; y en este ser, en esta expresión tenemos enredadas muchas emociones y creencias que nos alejan del no sólo aceptarnos sino valorar cada centímetro de nuestro ser, de nuestro aliento . Si no amo y “hago el amor” al ser que me encuentro cada mañana en el espejo, ¿cómo voy a ser capaz de hacer el amor de una forma sana con nadie?

Ejercicio-​ mírate al espejo, quédate ahí, respira y observa cada parte de tu cuerpo desnudo, observa su historia, toma conciencia de las sensaciones y emociones que surgen al observarte. Recógelas. Haz un escrito agradeciendo cada una de las partes de tu cuerpo, cómo te han ayudado a llegar hasta aquí, qué sensaciones te han regalado…

Hacer el amor

Dejar de lado tanta técnica amatoria y comenzar a mirarnos más a los ojos, vernos más allá de éstos. Descubrir ese brillo que se esconde detrás de cada cicatriz en la propia biografía y en la del otro, amarse con luces y sombras. He aprendido a acariciar menos genitales y a tocar más alma, ha aprendido a dejarme respirar y degustar el que en un momento nuestras respiraciones fluyen al mismo ritmo para luego volver a reencontrarme con el mío, sin forzar nada, sin fingir nada.Este es el proceso creativo, de crearse, recrearse y recrearnos. He aprendido a mirarme a los ojos, a mi cuerpo; a mirarte a los ojos, a tu cuerpo; he aprendido hacer el amor, a hacerme el amor, a AMAR.

Ejercicio-​ regálate un auto-masaje con una crema o aceite que te guste en contacto con tu respiración,con mucho amor, cariño . Si surge alguna sensación desagradable, intenta recogerla y no juzgarla; aprendiendo a acariciar y a amar tus cicatrices (puedes hacer este ejercicio también con tu pareja).

Comprendí que mi cuerpo no es un instrumento de exploración, sino la exploración en si misma

Estar presente

Hay una frase con la que me gusta comenzar mis clases: “​Deja que tu respiración suceda”. Es la llamada a estar presentes, ser presentes. Durante una clase de yoga ponemos el foco en la respiración, nuestra energía, los sentidos; y a ser consciente de todo ello a través del movimiento. Teniendo mi mente ocupada en pasado o futuro a través de expectativas y/ o creencias desconecto de mi cuerpo y mis sensaciones. A través del Yoga he encontrado un camino de vuelta a mi cuerpo, al sentir, pensar: la respiración. La respiración en si misma me devuelve al único momento que existe, aquí y ahora, aquí es donde puedo existir, ser, expresarme, sensarme, sensarte, amarte y amarnos.

Ejercicio-​ una sesión de yoga nidra es perfecta para reconectar con nuestro cuerpo y ejercitar la atención plena.

Conectar con la sensualidad

En el mundo de los destinos, a los que preferiblemente llegar rápido; nos perdemos el gozo del camino. y la que hago a través de mis cinco sentidos, escuchando, oliendo, degustando, divisando, sintiendo cambios de temperatura, presión, texturas…Dice la mitología Hindú que el primer encuentro amoroso de Shiva y Shakti duró 25 años ininterrumpidos de entrega, en este tiempo no hubo ninguna “culminación”, sino que la presencia y entrega de ambos suponía estado de plenitud tal que no deseaban esta separación.Un encuentro erótico, ya sea con otrx o contigo mismx, es una fuente de placer en si mismo, sin destinos orgásmicos o geográficos. Disfrutar de los sentidos, recovecos, sensaciones; degustar sin prisas, soltando los temores y vergüenzas que aparezcan en el camino.

Ejercicio-​ haz un kit para los 5 sentidos, algo que te guste oler, saborear, escuchar, tocar y ver. Date un homenaje para los sentidos! Eso sí, centrandote en un sentido cada vez y poniendo allí toda tu atención. Tómate tu tiempo.

Trabajar la flexibilidad de mis creencias a través de la flexibilidad de mis caderas

En este camino al encuentro con lo sutil de nuestra sensualidad y sexualidad también he aumentado mi tono muscular, resistencia y flexibilidad lo que ha incrementado mi capacidad de exploración en ese encuentro; sobre todo el desarrollo de un movimiento consciente y más libre. Todo el trabajo de apertura de caderas, pecho o desarrollo de mi mulabhanda no solo ha cambiado el contacto mis sensaciones físicas, sino que las ha ido liberando de juicios e inflexibilidades mentales, rigideces amatorias…Porque al final nuestra fuerza, flexibilidad y equilibrio dentro del mat de yoga se refleja en nuestras actitudes, sensaciones y relaciones.

Ejercicio-​ ponte tu outfit de Ykile y ves a soltar creencias, miedos y vergüenzas, a ganar fuerza, flexibilidad y resistencia a una clase de yoga.

Resumiendo, creo que el yoga ha aportado cuerpo a todas mis teorías aprendidas a través de mi biografía; me ha regalado nuevas sensaciones y deseos y sobre todo me ha ayudado a relacionarme de forma diferente con ellos; me ha permitido darme permiso para sentir, para amar y amarme.

No hay comentarios

Publica un comentario